martes, 24 de abril de 2012

Capítulo 17


Oigo unos pasos, y voces roncas, y bendigo mi suerte, puesto que me desperté hace una media hora y ya estoy listo para lo que me pueda pasar. Cojo mi cuchillo y me escondo  detrás de una gran roca.
Cuando aparecen, veo que son tres de los cinco profesionales que sobrevivieron a la erupción. No tienen nada, salvo una pequeña mochilita, debió  quemárseles todo en la lava. Por una parte eso me da ventaja, porque yo tengo un cuchillo, pero  ellos son tres, y profesionales, y yo no tengo a nadie que me ayude.
Me lanzo hacia ellos, aprovechándome del factor sorpresa, y le clavo el cuchillo en el abdomen a  uno, aunque no ha dado ningún punto vital. Otro, del distrito 4, creo, me pega un puñetazo en la boca, pero yo le pego una patada en la espinilla que hace que se caiga, mientras el herido se retuerce en el suelo y el otro me agarra del brazo. Me suelto bruscamente y le lanzo una cuchillada, que le da en un ojo. Él retrocede, chillando de dolor, y le doy un tajo en el cuello, que hace que se caiga al suelo y suene un cañonazo. Uno menos. Me acerco al herido, y le clavo  mi cuchillo en el corazón. Cuando trato de sacarlo, el otro profesional del 4 me pega un empujón que me envía tres metros más allá. Cuando me levanto, él se acerca a mí, cuchillo en mano, y se abalanza sobre mí, y se me escapa un grito desgarrador. Estoy debajo suya, y no puedo huir, mi macuto pesa demasiado, y me ha atrapado por completo. Me agarra el cuello, y sé que no voy a durar mucho.
-          Así es como acaba todo- pienso-. No volveré a ver a Sarah.
Cierro los ojos para soportar lo que me espera, pero veo  que la presión de mi cuello se afloja, y el tributo que está encima de mí se cae en redondo, con los ojos en blanco y espuma saliéndole de la boca. Cuando me levanto, me parece estar en el cielo, porque ahí está Sarah, mi querida Sarah.
Parpadeo un par de veces y veo que no es Sarah, sino Maysilee, que ha venido a salvarme. Le ha clavado un dardo en la espalda a mi contrincante.
-Viviremos más si nos unimos- me dice.
- Supongo que ya lo has demostrado-digo, restregándome el cuello-. ¿Aliados?- ella asiente. Se acerca a mí corriendo y me ayuda a curarme el tajo que el chico del 4 me hozo y del que yo no he notado presencia hasta ahora, me da unos cuantos tragos de agua y me manda a dormir. Yo asiento, agradecido. Hace días que no duermo como Dios manda, y ahora tengo la posibilidad de hacerlo seguro. Se me cierran  los ojos inmediatamente mientras veo el rostro de Maysilee, que hace que eche muchísimo de menos a Sarah.

6 comentarios:

  1. holaa ... jaja menos mal que entre para releer tu capitulo.. antes mande un mensaje pero evidentemente no lo hoce bien.... es un capitulo hermosisimo la hostoria sigue fantastica..... me encanta como la estas llevando

    ResponderEliminar
  2. Precioso de verdad, es justo como lo esperaba :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AAWW YEEAAH!

      Un capítulo genial, cargado de acción y por fin aparece Maysilee!

      Sigue así!

      Eliminar
  3. Cada vez me gusta mas Haymitch, si no hubiese elegido a Peeta, me habria quedado con nuestro borrachín :D

    ResponderEliminar
  4. gracias a todos por los comentarios! :D
    me hacen mucha ilusión

    ResponderEliminar