domingo, 22 de abril de 2012

Capítulo 15


 Me despierto sobresaltado y agudizo el oído. Nada. Suspiro de alivio y salgo del saco. Me como tres tiras de cecina y media manzana, y me marcho de allí.
Camino un buen rato dejando siempre la montaña a mi espalda, y me encuentro con un tributo asustado. Nos miramos a los ojos, él saca una gran piedra afilada, y sé que tengo ventaja, porque él se acaba de despertar y está algo atolondrado. Corro  rápidamente hacia él y hundo mi cuchillo en su corazón, pero él se mueve y le apuñalo el brazo derecho.  Suelta un grito de dolor y mira su brazo, consternado. Cuando me giro para contraatacar, él me hunde su piedra en el costado izquierdo, y  me hace un rasguño poco profundo. Le doy un tajo a ciegas, y cuando me quiero dar cuenta, suena un cañonazo. Cuando le miro veo que le he dado en el cuello.
Voy corriendo a por sus provisiones y veo que tiene algo de comida, unos cuantos frutos recogidos de los árboles, pero como no parecen seguros, los dejo allí. De arma solo tiene esa piedra toscamente afilada, pero veo que tiene vendas y cerillas. Me vendo mi herida, que afortunadamente no es grave, y me guardo las cerillas. Me aparto para que el aerodeslizador lo coja, a él y a la piedra, que he dejado en su mano, y mentalmente le pido perdón por lo que le he hecho.
Sigo caminando hasta unas tres horas pasado el mediodía, y paro a descansar. Me como una lata y la otra media manzana y exhalo un largo suspiro. Mis reservas de agua están empezando a escasear, solo me queda media botella. Acuchillo a unas bellísimas mariposas que se acercan a mí, aunque una consigue inyectarme un poco sus antenas, lo que hace que me quede paralizado de dolor. Cuando el dolor empieza a menguar, me cambio las vendas del costado por unas nuevas y  me echo desinfectante en la herida que me dejó la ardilla ayer.
Sigo caminando hasta que empieza a llover. Me refugio debajo de un gran árbol y me como una tira.
Cuando el dolor y el cansancio empiezan a vencer a la vigilia, suena el himno. Me levanto y veo al chico del distrito 10,al que maté yo. Hoy no ha habido más muertes. La audiencia estará aburrida. A saber que nos habrán preparado mañana. Solo quedamos 25 tributos, uno más de los que habrían si estos fueran unos juegos normales.

3 comentarios:

  1. Está genial como siempre, estoy deseando que Mayselee salga a escena :D
    Pero... ¿no faltan dos muertos??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto... si... es que me equivoqué con el nº de muertos xD
      mira el cap anterior, está modificado
      mea culpa, lo admito xD

      Eliminar
  2. Shoppo, el capitulo está.... genial como siempre, salvo por lo que Luba dijo, está perfecto, un besito, y espero que sigas escribiendo :D

    Saludos, Blanca

    ResponderEliminar